Evaluación del Ciclo de Vida del Calzado GORE-TEX: La durabilidad es un factor clave para reducir la huella ecológica

W.L. Gore & Associates (Gore) ha publicado por vez primera la Evaluación del Ciclo de Vida (LCA) de un calzado outdoor. Los resultados concluyen que la durabilidad es el factor más importante para reducir el impacto medioambiental del calzado. Esta conclusión avala la importancia de las distintas acciones llevadas a cabo por Gore en el ámbito de la sostenibilidad como, por ejemplo:

  • Ampliar la cartera de proveedores que cumplen los parámetros medioambientales bluesign®.
  • Acciones informativas para explicar a los usuarios la importancia del cuidado correcto de los productos GORE-TEX para que sean más duraderos.
  • Fomentar nuevos métodos de etiquetaje en el sector textil que incluyan una referencia al ciclo de vida de los productos (p. ej.  el Índice Higg).

La División Fabrics de Gore ha presentado por vez primera los resultados de la Evaluación del Ciclo de Vida (LCA) de un calzado outdoor. La LCA es una herramienta global que mide el impacto medioambiental de un producto acabado.Para ello tiene en cuenta todos los aspectos de la huella ecológica, desde el consumo energético y de recursos hasta las emisiones de CO2 y los vertidos, pasando por la salud y los ecosistemas. Gore Fabrics aplica la LCA desde 1992 y ha utilizado sus resultados para reducir la huella ecológica de sus productos a través de distintas iniciativas, que abarcan desde el Proyecto GORE™ BALANCE en 2000 hasta el diseño y la construcción de la planta de producción de Shenzhen (China) en 2002 o la adopción del sistema bluesign® desde 2010.

En 2013, Gore publicó los resultados de la LCA de una chaqueta GORE-TEX® que cubría toda la cadena de valor, “de la cuna a la tumba”. Ahora, Gore ha presentado los resultados de la evaluación del impacto medioambiental de unas botas de montaña  GORE-TEX impermeables y transpirables que han sido usadas durante 3,5 años. Este estudio incluye la opinión de expertos independientes como el Öko-Institut Freiburg e.V. y el Institute for Environmental Research, Vashon Island, Washington, EE.UU.

Según los resultados de esta LCA, el uso de unas botas de montaña GORE-TEX durante 3,5 años conlleva unas emisiones de carbono total de 27,1 kg de CO2-eq., lo cual es comparable al impacto medioambiental de conducir 100 km en un coche mediano con un consumo de carburante de 7,5 l cada 100 km. Por otro lado, el hecho de tener que comprar dos pares de botas de excursionismo durante este mismo periodo a causa de su menor durabilidad representaría unas emisiones de carbono de 52,4 kg CO2-eq. En el caso del coche, ello supondría un impacto medioambiental equivalente al de conducir 190 km en lugar de 100 km.

La eliminación del calzado GORE-TEX tiene un impacto medioambiental mínimo

Según este estudio, las materias primas y la fase de distribución representan más de 2/3 partes del Potencial de Calentamiento Global (GWP) de un producto, mientras que su proceso de eliminación supone menos del 2%, lo cual implica que cuanto más dura el calzado GORE-TEX, menor es su impacto medioambiental anual.

Según este estudio, la durabilidad es el factor más importante para reducir el impacto medioambiental del calzado. Los resultados obtenidos en 2013 de la evaluación LCA de una chaqueta GORE-TEX® fueron bastante similares, por lo que Bernhard Kiehl, director del Programa de Sostenibilidad de la División Fabrics de Gore, concluye que “los resultados de la LCA demuestran claramente que la mejor manera de minimizar la huella medioambiental de estos productos es prolongando su vida útil. Estas conclusiones ratifican que la calidad, la durabilidad y el rendimiento son las tres piedras angulares de todos los productos GORE-TEX®”.

Pasos adicionales hacia el consenso en el sector textil y del calzado

Gore Fabrics realiza esfuerzos continuos por reducir el impacto medioambiental de sus productos mediante iniciativas dirigidas al sector y a los consumidores, tales como:

  • Difundir los resultados de la LCA para promover el Índice Higg creado por la Sustainable Apparel Coalition (asociación de la cual Gore es miembro fundador) y conseguir la implantación de nuevos métodos de etiquetaje por parte de la Comisión Europea.
  • Comunicar los resultados de la LCA a sus principales socios de marca de calzado para concienciarlos al respecto y que puedan implantar estrategias que ayuden a reducir el impacto medioambiental de sus productos.
  • Informar a los consumidores a través de diferentes herramientas y canales de comunicación sobre la importancia del cuidado correcto de los productos GORE-TEX®.

Entre las iniciativas internas de Gore se encuentran:

  • Ampliar el número de proveedores que implementen el sistema bluesign® y desarrollar una gama de laminados para el calzado certificados por este sistema. El estándar bluesign® abarca numerosos parámetros medioambientales de las plantas de producción que ayudan a reducir de forma efectiva la huella ecológica anual de los productos.
  • Proyectos de mejora de la eficiencia energética mediante el uso de nuevos recursos.
  • Desarrollar productos duraderos con un rendimiento a largo plazo y buscar nuevas oportunidades para reducir su impacto medioambiental.